viernes, 16 de diciembre de 2011

Niño

Un mundo que se dilata, cuando tu mente amplifica lo por venir.
¡En la infancia hay tanto por descubrir!
La vida ante ti.
Ni la imaginas.
Ni la sabes.
Ni la puedes construir con tus deseos o sueños.
Ella se acercará a tu lecho para darles forma en ese tiempo por venir.
Tendrás el Universo a tus pies.
En el final de tu viaje, todo aquello que esperaste se centrará en ti.
Tú eras el mundo por descubrir.

jueves, 15 de diciembre de 2011

En lo breve del vestido está el precio del servicio.

En lo breve del vestido está el precio del servicio.

Siendo niña jugaba a mamás y a casitas.
Vivió con el sueño del príncipe azul.
Un sueño que compartía con todas sus amigas.
Recordaba que los Reyes Magos de Oriente no dejaban regalos muy boyantes.
En las casas de los barrios ricos debían ser muy buenos los niños, porque allí había juguetes espléndidos.
Su príncipe tampoco sería una excepción.
Se enamoraron en el deseo de los cuerpos jóvenes y bellos.
Salía los domingos con sus amigas, en esa adolescencia precipitada a una madurez por estrenar. Iban al baile a esperar que un chico guapo y formal las sacara y ofreciera continuar.
Entre ellas, risas y buenas migas.
Todas calzaban tacones que les costaba llevar.
Antes de entrar se acicalaban para parecer mayores.
Eran unas crías.
Muy jóvenes, estrenando la mayoría de edad, ya iban emparejadas con esos chicos que por insistencia habían conseguido el sí.
Nada de estrenarse. Eso sería una afrenta.
Pobres pero honradas. Era algo que las madres sembraban en esas mentes soñadoras que de la noche a la mañana pasarían a amas de casa.
Como otras, ella había pensado que eran lo más tener su casa, pero la vida no es tan dulce.
La primera en la noche de bodas.
Él hizo lo que tocaba, ella no sintió nada.
Él satisfecho. Ella triste y sin entender lo que habían hecho.
Un rastro de sangre entre los dedos.
Se sintió sucia.
Algo no estaba bien.
Se quito ese pesar.
Era su marido.
El mundo le daba un lugar. La señora de.
Lavaría, plancharía, compraría y mantendría su casa limpia y ordenada.
Era hábil y sabía lo que se tenía que hacer.
Suerte que la familia no se inmiscuía. Él tampoco.
Le bastaba encontrar sus camisas planchadas y todo a punto.
Trabajaba en un Banco. Nada menos.
El sueldo no daba para mucho, pero era la envidia de amigos, amigas y conocidos.
Tuvieron la parejita.
Un ideal de familia.
Él seguía requiriendo su cuerpo, y parecía complacido con ese desapego emocional que ella tenía.
Todo iba a las mil maravillas.
Se juntaban las amigas, en una casa u otra a merendar, mientras los niños jugaban y hacían sus deberes juntos.
Ese puñado de amigas había sabido conservar la armonía de su juventud.
Adelgazaba. Todas la envidiaban.
Lucía cuerpo adolescente, a pesar de dos partos y unos cuantos embarazos frustrados.
Los niños se hicieron mayores. Las amigas dejaron de encontrarse.
Algunas por cansancio. Les tocaba aportar en la casa con labores domésticas.
Ella seguía sin tener que aportar. Con lo del marido sobraba.
Fue él quien empezó a darse la vuelta en la cama.
Al principio ella lo recibió como un regalo.
No tenía que disimular, ni aguantar.
Hubo noches de ausencia.
Ella no sospechaba.
Su marido había entrado en un grupo sindical y tenía que entregarse.
Y tanto que se entregaba.
Había una compañera con la que todo le cambiaba.
No se atrevía a plantearlo en casa.
Ella no se lo merecía.
La otra insistía.
Al fin se decidió y se sentó frente a ella, apagando el televisor.
-Carmen, tengo que hablarte.
-Tú dirás.
-Has sido la mujer perfecta. No te mereces un hombre como yo.
-No digas eso.
-Me he enamorado.
-¡Vale!
Así quedó la cosa.
Cuando él marchó de casa, para el trabajo, Carmen recogió en una pequeña maleta ropa escogida y se marchó.
Dejó las llaves sobre la mesita del salón y una nota.
“¡Gracias!”

¿Qué oficio podría ejercer?
Llevar una casa, era algo que dominaba.
Buscó en las páginas de diarios y revistas.
Se apuntó a la lista del paro.
Nada.
En ese ir y venir recibió ofertas que le pedían abrirse de piernas.
Lo mismo que había hecho durante esos años.
El dinero le sobraba.
Ahora compraba prendas descocadas y tentadoras.
Vivía con otras chicas que se dedicaban al viejo oficio de la carne.
Su rostro distendido denotaba tranquilidad y sosiego.
No le dolían prendas.
Su corazón tenía el amor de todos los hombres que la requerían.
Era hermosa.
No lo sabía.
Ellos se lo decían.

domingo, 11 de diciembre de 2011

En proceso

La zona euro está desmembrándose.
Tras la tormenta la calma llega.
El caos es el proceso en que la Naturaleza se ordena.
Un sistema vivo sigue un proceso de muerte para dar nueva vida.
En este proceso el coste son las personas.
Un precio muy alto a pagar sobre ello.


CITAS:

http://www.lanacion.com.ar/1431566-cont-sin-inglaterra-nace-una-nueva-ue
PARIS.- Una nueva Unión Europea (UE) nació ayer, en Bruselas, después de que 26 de sus países miembros, incitados por los 17 de la eurozona, decidieron imponerse una disciplina presupuestaria más rigurosa, que les exigirá un abandono de soberanía. Los términos de ese acuerdo resultaron "inaceptables" para Inglaterra , que, como muchas veces en su historia, prefirió mantenerse apartada de Europa.


http://www.elpais.com/articulo/portada/Emigrantes/vez/elpepusoceps/20111211elpepspor_9/Tes
Giro de 180 grados. En esta década, la emigración volverá a superar a la inmigración en España. Según las proyecciones del Instituto Nacional de Estadística (INE), cada año se marcharán medio millón de personas por la falta de trabajo y perspectivas. En torno al 10%, españoles. Ponemos cara a esas cifras. Los protagonistas de estas páginas traen de nuevo la sombra de aquellos padres y abuelos con las maletas rumbo a América, Inglaterra, Alemania.



http://ultimahora.es/ibiza/noticia/noticias/local/educacio-modifica-los-criterios-de-escolarizacion-para-no-primar-mas-a-los-recien-llegados.html
Salir del euro implica, sobre todo, recuperar instrumentos de política económica que tradicionalmente tenían los estados de la UE, y de los que hoy incluso siguen disponiendo EE.UU., Reino Unido, China y la mayor parte de los estados del mundo.

martes, 6 de diciembre de 2011

Hoy


En un manantial de calma, ella viene aplacando mis ánimos.
El día transcurrió descolgando momentos de libertad.
Absoluta, sería de desear.
La vida transcurre en instantes que deshojan nuestro tiempo efímero.
Mañana sonará la hora de despertar antes de tiempo.
Habré de levantarme y, aunque no lo quiera, tiraré de mí descorriendo las sábanas, que en la noche habrán sido mi mejor morada, y seguiré mis pasos como autómata.
Será un día extraño.
La semana está cuarteada en días laborables y de descanso, festivos deseables.
¡Qué gran invento sería compartir los trabajos y vivir a ese ritmo!
Con ello podría escuchar a mis musas más de vez en cuando, y dedicarles este tiempo precioso del que sólo dispongo cuando estoy de fiesta o vacaciones.

domingo, 20 de noviembre de 2011

No tires la toalla

Si participas del instante. El momento presente. El ahora.
¿De qué vale apuntar los años pasados?
¿De qué los venideros?
¿De qué lamentar lo perdido?
¿De qué lo vivido?
¿De qué lo dejado en el camino?
Sería hermoso amanecer con el impulso de las ganas por descubrir nuevos horizontes.
Lo sería.
¿Por qué hemos limitado nuestras expectativas?
¿Por qué nos hemos acomodado a una vida de insatisfacción?
¿Por qué nos damos por vencidos en mitad del camino?
¿Por qué servimos a quienes nos decepcionan repetidamente y nos engañan con promesas que sabemos no cumplirán ni en intenciones?
¿Por qué hemos dejado de lado ese salto al vacío para avanzar y pasar a otro camino que nos de posibilidad?
Las fuerzas mermadas.
La salud perdida.
La ilusión ida.
La vida que desangra y desgrana hacía la nada.
Pero, aún quedan arranques.
Aún fuerzas para remontarla.
No tires la toalla.

domingo, 18 de septiembre de 2011

HA MUERTO UN GENIO- LUCIEN FREUD



El arte siempre quiere arrancarle el alma a la vida.
Lucien Freud lo consiguió.
Sin embargo, dudo que tuviera esa sensación de plenitud, ya que la insatisfacción es el acicate que anima la acción de búsqueda en cada uno de los momentos creativos. Ya sea con pinceles, tapices y espátulas; que con la pluma afilada de quienes intentan ensartar con su dardo la palabra.
La lira gime su pérdida.